• Facebook
  • twitter
  • Youtube
  • @munimalvinas

Elizabeth Farese

“El rol de la mujer sobrepasa lo político, es una cuestión de Estado”

Al frente de la Subsecretaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia, Elizabeth Farese se refiere al valor del género en materia de derechos adquiridos y como soporte fundamental dentro de una sociedad. Y encuentra en su infancia una de las principales razones de su posterior desempeño vocacional.

“Soy muy consciente del cargo que tengo, lo valoro, me encanta y estoy orgullosa, pero nunca dejo el lado de la mujer, de la mamá”, confiesa Elizabeth Farese, subsecretaria de la Mujer, Niñez y Adolescencia del municipio de Malvinas Argentinas.

Nació en Capital Federal hace 36 años, está casada, tiene dos hijos, Matías (12) y Morena (9), es vecina del distrito desde chica (Grand Bourg primero, Pablo Nogués en la actualidad) y proviene de una familia “típica, laburante y humilde”, tal como ella misma la define.

Cuando terminó sus estudios secundarios, trabajó como promotora y cajera en un shopping, aunque años más tarde encontró en el ejercicio de la política su principal vocación. “Empecé a involucrarme con las necesidades del vecino y no paré jamás. Fui concejal a los 25 años y coordiné el grupo ‘Ellas hacen’ a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación”, detalla.

Te identificaste políticamente casi de manera casual…

Sí, conocí a mi marido haciendo política, y crecí viendo a mi mamá en la misma actividad, estaba todo el día de acá para allá. Renegaba de ella y terminé haciendo exactamente lo mismo, y hoy lo padecen mis hijos. Se repite la historia, pero sigo ocupándome de ellos y en esos poquitos momentos soy una madre recontra pesada.

¿Hablaste alguna vez con tu mamá por ese tema?

En su momento se lo recriminaba. Ella trabajaba mucho en la parte social, y de grande terminé entendiendo que era su vida, lo que le gustaba. Pero nunca fue una madre ausente, estaba en todos los detalles.

¿Llegaste a pensar en otras profesiones?

Mi sueño era ser psicóloga, de hecho me anoté en la UBA para hacer la carrera. Pero quedé embarazada, empecé a participar de las reuniones políticas con mi marido y salió el ofrecimiento para ser concejal. Ahí aprendí la ley orgánica, la constitución y cómo se hacían los proyectos. Era una situación complicada, éramos minoría, y me movilizaba la adrenalina de querer defender a los vecinos.

Se muestra convencida, apasionada por su actividad, e identifica a través de mínimos detalles sus principales objetivos: “La política es sana, te permite ayudar al otro. Es tener empatía y pensar que si bien tus problemas son graves hay gente que también la pasa mal y necesita que la ayudes. Llevarle una caja de leche a una familia que no tiene, o la mirada de una mamá cuando conseguiste un par de zapatillas: esas son las cosas lindas que te hacen seguir adelante”.

¿Qué evaluación hacés del proceso de derechos adquiridos por la mujer a lo largo de la historia?

Nuestra mayor referente siempre fue Eva Perón. Es quien hizo más por nosotras, la única que realmente nos llevó a un lugar de empoderamiento. Pero el rol de la mujer sobrepasa lo político, es una cuestión de Estado.

Farese exhibe firmeza por intermedio de sus dichos, y su tono de voz se eleva un poco cuando declara sobre cuestiones relacionadas con situaciones extremas: “Los hombres violentos son cobardes, no pueden discutir ni hablar. Me gustaría que empiecen a tomar conciencia, golpear e insultar está mal. Ellos también nacieron de una mujer”.

Habrás ganado varias discusiones…

No sé, tuve muchísimas. Discuto por lo que siento, por los valores que les inculco a mis hijos: las cosas se hablan, no se grita ni se levanta la mano. Nunca peleé con nadie, pero me metí varias veces en la calle cuando vi que una mamá maltrata a sus hijos. Es heavy (sic), me dijeron de todo, aunque quizás es un granito de arena.

Sin embargo, se pronuncia a favor del equilibrio cuando habla de derechos entre los sexos opuestos: “Trabajamos sobre la igualdad de género, y si subo al colectivo y hay un hombre sentado, en realidad la prioridad no la tiene la mujer. Hay situaciones de la vida que hay que respetar, sino sería ilógico, contradictorio”.

Elizabeth Farese encabeza un equipo de profesionales encargados de trabajar en defensa de los niños, adolescentes y mujeres de Malvinas Argentinas. Describe al respecto: “Cuando el intendente me dijo que estaba pensando en armar la Subsecretaría en base a las demandas que recibíamos sentí orgullo, por eso le dimos carácter de urgente”. Y concluye: “Me encantaría que en Malvinas todos los niveles de violencia den cero, es un trabajo que asumimos desde hace cuatro meses y de a poquito vamos viendo los frutos”.