• Facebook
  • twitter
  • Youtube
  • @munimalvinas

Juan José Llaser

“Lo que verdaderamente te enriquece es estrechar vínculos con todos los niveles sociales”

Luego de una larga trayectoria en el ámbito de la administración pública orientada al sector financiero, Juan José Llaser, Secretario de Economía y Hacienda de Malvinas Argentinas, encuentra en los lazos personales una satisfacción especial. Además, entre otros conceptos, explora y analiza las posibilidades económicas del distrito.

“Trabajé en la mayoría de los municipios del Gran Buenos Aires, Malvinas Argentinas es el número 14. También tuve funciones en Provincia, y en alguna época fui Director de Presupuesto del Ministerio de Educación de la Nación”, exhibe a modo de presentación Juan José Llaser, Secretario de Economía y Hacienda de Malvinas Argentinas, Contador Público egresado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. “Entré con 17 años, tenía que trabajar para poder estudiar”, confiesa.

¿Qué explicación le encontrás a tu paso por tantos municipios?

El tema municipal me llegó de joven, fue prácticamente mi primer trabajo. Me fui especializando y vi que había poco escrito, por eso publiqué algunos artículos y tuve la oportunidad de hacer cursos de posgrado en el exterior. Y siempre me interesó lo académico, asistí a congresos, presenté trabajos y di charlas.

Debés sentirte muy valorado…

Sí, por supuesto, uno lo va haciendo sin darse cuenta, tampoco le di mucha trascendencia. Además lo interesante para mí es el hecho de conocer gente nueva. Lo que verdaderamente te enriquece es estrechar vínculos desde el trabajo con todos los niveles sociales.

Llaser está casado, tiene 67 años, tres hijos (43, 42 y 37), siete nietas y ostenta un amplio recorrido laboral. Sin embargo, es capaz de remarcar las principales carencias actuales de la sociedad y fijar nuevos objetivos: “El municipio moderno tiene que asumir otro rol porque hay otras necesidades que impone la población. Todo es muy dinámico y cambiante. Esta gestión no sólo apunta a prestar adecuadamente los servicios, que es lo elemental, sino a generar infraestructura a nivel de agua corriente, cloacas y obras como para que crezca lo edilicio en forma equilibrada, con los requerimientos del medio ambiente pero generando otras posibilidades”, sostiene.

¿Qué análisis general hacés de la situación económica actual?

Esperemos que las expectativas de las autoridades se den adecuadamente. Las cosas que se anuncian son demasiado optimistas y en lo inmediato no se pueden dar. Todos queremos lo mejor para el país, pero por ahora la realidad no acompaña; las soluciones y mejoras no aparecen.

¿Y de Malvinas Argentinas?

El municipio ha ganado en lo comercial gracias al perfil del ramal Panamericana-Pilar, eso nos acercó mucho al centro de Buenos Aires. Tenemos el Parque Industrial, el TOM (Tortugas Open Mal) y Terrazas de Mayo. Implica más fuentes de trabajo y una demanda laboral que hace que muchos lo puedan realizar aquí. Eso genera crecimiento económico: es tener ingreso, consumo y cada vez mejores fuentes de trabajo, y hace que la gente deje de estar en un ‘distrito dormitorio’, en el cual venía, dormía y se trasladaba a la gran ciudad para desarrollar sus tareas diarias.

Juan José Llaser parece estar pendiente de muchas cosas al mismo tiempo: escucha, se concentra, explica y vuelve a explicar. Hasta expulsa detalles y responde preguntas que nunca se le formularon. Lo demuestra cuando habla de sus pasatiempos: “Me gusta mucho la cultura y el deporte, jugar al tenis y esquiar. También la pesca, tengo participación en algunos torneos. Además jugué al fútbol aficionado en San Miguel y llegué a estar fichado en Argentinos Juniors”, revela.

¿Podés aislarte de tu profesión en los ratos libres?

Por suerte sí, creo que las cosas que te apasionan son un cable a tierra. El teatro es una de ellas, con mi mujer somos habitués de ir a ver obras al San Martín, sobre todo de escritores y pensadores. Y con amigos como Carlos Carella, Oscar Rovito y Juan Vitali hemos creado la mutual de actores hace más de 30 años. Hasta me animé a ser productor en algunas películas con libros de Cortázar. No hay nada que me obsesione o me quite el sueño, no sé si es una virtud o un defecto, pero lo vivo tan intensamente que me olvido de todo lo demás.

“Soy bastante perseverante, trato siempre de fijar objetivos realistas y posibles de alcanzar”, afirma entusiasta y cargado de compromiso, anclado en una extensa trayectoria que resume al identificar responsabilidades. Concluye: “Aunque lamentablemente uno esté atado a su presupuesto, el deseo y la misión de todo funcionario es dar lo mejor posible, y acercarle a su comunidad servicios de excelencia”.