• Facebook
  • twitter
  • Youtube
  • @munimalvinas

Solange Jiménez

“Contamos con una juventud enriquecida, despierta y crítica”

Solange Jiménez, subsecretaria de Políticas Públicas de Juventudes, encuentra en la participación juvenil un instrumento clave para la construcción de una ciudadanía más igualitaria. Además remarca sus convicciones ideológicas y se refiere al valor de la lucha en los barrios.

“Nací en el conurbano, conozco a mis vecinos y me identifico mucho con las familias, el trabajo y la lucha en los barrios”, expresa Solange Jiménez, subsecretaria de Políticas Públicas de Juventudes, área recientemente creada en el municipio de Malvinas Argentinas. Y amplía: “Empecé en el territorio sin darme cuenta. Mi mamá es militante, ayudaba en un merendero, y de a poco me fui enamorando de su actividad. Me tocó reemplazarla y pude ver lo importante que era llevar una bolsa de mercadería a familias que lo necesitaban”.

Así, de palabras precisas y hablar pausado, Solange descubre en su “convicción ideológica” el principal motivo de su responsabilidad laboral: “Tuve la oportunidad de empezar a trabajar en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, acompañando en el área de Deportes, y ahí me involucré más con la parte social, con los clubes y los pibes”, afirma.

¿Cómo describirías la importancia de la Subsecretaría en el municipio?

Es una manera de reivindicar a los jóvenes. Son los que pueden debatir, proponer. Históricamente fueron estigmatizados, por eso es muy positivo generar un espacio para que puedan sentirse parte. Tenemos articulación constante con todas las áreas y estamos trabajando con programas de inclusión, queremos que se involucren. Tienen un lugar y son escuchados por un equipo joven que sabe cuáles son sus preocupaciones.

¿Y cuál es el rol que cumplen los adultos en esa articulación?

Generamos espacios de encuentro, ellos nos transmiten la experiencia y los revalorizamos. Tomamos la mayor cantidad de cosas positivas, pero desde mi lugar busco que los chicos no tomen los mismos vicios de los adultos. Que sean ellos los generadores, los motivadores de todo lo nuevo que se está creando.

Tiene 27 años, vive con sus padres en Grand Bourg y estudia Ingeniería Agrónoma en la Universidad de Buenos Aires. “Si Dios quiere este año me recibo. Estoy cursando casi todos los días, son las últimas materias. Me gusta mucho, y cuando podía daba charlas sobre huertas y semillas en los barrios”, recuerda.

¿Cómo fue la conexión entre tu carrera universitaria y la actividad política?

Mi abuelo era campesino, empecé a estudiar influenciada por él. Después con el tiempo me fui involucrando más con la sociedad, el campesinado, y pensé cómo desde mi lugar podía ayudar. Qué camino iba a seguir, esa dicotomía de ser profesional para una multinacional o ayudar al verdadero campo argentino.

¿Te imaginás relacionando ambas actividades en los próximos años?

Vinculada a la política voy a estar, creo que la realidad de las personas no se podría cambiar de otra manera. Y me encantaría desarrollar la ingeniería agrónoma a nivel político. Trabajar con el campo, mejorar la calidad de vida de los trabajadores, los peones y los capataces.

Sobre los jóvenes y las familias. Acerca de las intenciones transmitidas y sus propuestas: “Los programas generan inclusión e identidad en los barrios. Por ejemplo, con los murales planteamos una actividad de participación ciudadana pero también insistimos para que tengan sus propias iniciativas”, enfatiza.

Solange Jiménez despliega un sentimiento de pertenencia que refuerza en cada frase, excede su función y se acerca más a una especie de compromiso y liderazgo innato. Concluye: “Contamos con una juventud enriquecida, despierta y crítica. Existen distintas realidades, necesidades y problemáticas. Es muy amplio, por eso hay que trabajar mucho en la contención. En el deporte, en la cultura, desde la educación, generar propuestas y herramientas verdaderas que tengan que ver con las preocupaciones de los chicos. Se enamoraron de una lucha, y en los últimos años conquistaron un montón de derechos que antes no tenían”.